Soltera por decisión

Hola. Tengo treinta y tantos años y soy soltera.

Creo que si no tuviera un brazo la gente me vería con menos lástima. Mi mamá dice que está triste por verme sola y porque no le he dado un nieto. Mi papá dice que quizás tenga “un problemita”, que soy rara, mi familia entera comenta en secreto en las reuniones familiares el caso, como si tuviera una enfermedad terminal y mis amigas casadas me ven como “la apestada” y están entre comprarme un gatito para que sea la tía solterona oficialmente o en presentarme a un amigo súper buena onda que tienen que, no es guapo, pero tiene bonita letra, en una cita a ciegas.

Y escuchas frases como: Pero, ¿por qué una chica tan guapa no tiene novio?, ya deberías buscarte un novio, ay mijita pues ya aunque sea uno feito, es que no encuentras novio porque seguro eres muy exigente, es que las mujeres exitosas es difícil que encuentren novio, debes sentirte muy sola.

La gente vive creyendo que si uno no tiene una pareja, estás incompleto. Sí, exactamente como si te faltara un brazo, como si estuvieras enfermo. Y ¿cómo quieren que me busque un novio?, ¿es cómo, buscar un vestido?, ¿los venden en alguna tienda departamental a meses sin intereses?, si fuera así de fácil, ya me hubiera llevado dos a la casa junto con el vestidito negro que vi el otro día.

¿Conformarte con cualquiera, ser exigente? , o sea no me molestaría salir con uno feo (si hasta creo que son mi especialidad), siempre y cuando sea un feo que me guste, con ondita, uno sexy, ese del que me encante su pelito despeinado, su barbita, lo inteligente que es, su forma de ser. Y eso de ser exigente, sí, es cierto. Aunque la gente tiene la idea de que las solteras estamos esperando a que Ryan Gosling toque a nuestra puerta con un Tiffany’s enorme para pedirnos matrimonio (y bueno no le haría el feo sobre todo si aparece sudando y sin camisa. ¡Uff!), pero de verdad que nuestra exigencia no va por ahí, quiero no menos que un novio que me vea con magia, que me respete, que me ame, es todo. Ser soltera no es estar disponible, no venimos al mundo para estar solas, pero eso no significa que debamos estar con cualquiera.

Y claro que quiero tener un novio y enamorarme, pero ya llegará en el momento adecuado, confío plenamente en el poder de la magia, del destino. Eso de mejor sola que mal acompañada no es sólo un dicho. Conozco parejas que llevan años durmiendo juntas que ya no se ven a los ojos con amor, mujeres que aguantan a un marido/novio que las maltrata, les grita, las humilla, parejas que se son infieles, parejas que no se conocen y todo porque se casaron o se pusieron en una relación por miedo a la soledad, porque se sentían incompletas, porque ya estaban en edad o porque así lo dicta la “sociedad”. Prefiero estar sola y feliz que con alguien y triste, estar con alguien por las razones incorrectas es faltarle el respeto al amor (y a ti misma).

A una mujer soltera no le falta un brazo, tiene dos brazos fuertes para sostenerse, para aplaudir, bailar, gritar, abrazar, tocar, amar. Quizás en los tiempos de nuestros padres ser soltera tenía otro significado, por eso creen que somos infelices, pero hoy en día ser soltera es saber divertirse mientras llega. Y a todas nos llega.

Soy soltera por decisión, no porqué alguien me “dejó” o porque nadie me “escogió”. Soy soltera porque YO lo escogí así, porque no estoy esperando a que un príncipe me rescate, soy una mujer valiente y ya me rescaté yo solita de las garras de una mala relación, me compré el castillo, el carruaje y en ausencia de príncipe me divertí con un par de lobos feroces.

Si la Bella Durmiente hubiera vivido en nuestros tiempos, sólo hubiera tomado un “beauty sleep”, se hubiera parado, puesto su mejor vestido, tacones altísimos, buscado trabajo, comprado una casa, un coche y buscado un banco de espermas para tener un hijo en vez de perder el tiempo en lo que esperaba a que llegara su príncipe azul.

Ser soltera es una decisión y no te hace incompleta. Sobre todo si eres feliz. Ser soltera es tener una relación contigo, quererte, apapacharte, tener el trabajo que soñaste, luchar por tus sueños, viajar, comer rico, hacer ejercicio, tener todo el espacio en tu cama (para que nadie te robe las cobijas), besar muchos sapos, verte bonita, reírte sola, salir con tus amigas, cocinarte, bailar en calzones. Es no depender de otra mitad para ser feliz.

Así que la próxima vez que veas a una mujer soltera no la veas con lástima, no le falta un brazo. Le sobran huevos (en el refri pues, es que vive sola).

Autor: @lamariarebeca

Publicista, bloggera, adicta a las redes sociales y al amor bonito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s